Aquiles Tech

¿Para que sirve?

Para eliminar o reducir las lesiones de talón de aquiles, rodilla, tobillo, cadera, espalda y evitar la aparición de ampollas, reduciendo el impacto recibido sin alterar el uso del calzado. Básicamente se trata de adaptar a cualquier zapato una amortiguación extra del talón mediante un sistema de muelle.

 

Este producto no elimina el uso de plantillas ortopédicas, deberás usarlas si así lo prescribe tu especialista, no cura dolores, lo que hace es evitar la energía de impacto que va a lesionar todas las articulaciones que intervienen en la carrera. Si ya estas lesionado no te va a curar, pero al menos no seguirás recibiendo impactos tan duros... es decir es preventivo, no curativo.

 

¿Cómo funciona este sistema de amortiguación?

Cuando el desarrollador del producto, un profesor de tecnología industrial cuyo objetivo era eliminar los impactos sin alterar el calzado, se puso en contacto conmigo para darme a conocer su sistema de amortiguación le planteé varias dudas, ya que en el mercado hay bastantes "productos milagro" que prometen el cielo sin ningún respaldo científico serio detrás. Estoes lo que me respondió:

 

Había visto decenas de estudios traumatológicos sobre militares y estudios sobre disminución de lesiones en relación con el aumento de grosor en los talones de las zapatillas de correr, todos concluían en que la absorción en el talón era lo único que demuestra con datos significativos que disminuyen las lesiones (ni plantillas de corrección, ni acolchado de otra zona del pie).

 

Diseñó el sistema para que al pisar todo el recorrido del amortiguador se hunda, momento en el que el calzado es 100% original y continuas con la pisada normal, pero se ha absorbido una enorme cantidad de energía, por lo que se nota perfectamente una reducción del gasto muscular, eliminando la vibración del impacto y reduciendo las ampollas al no provocarse el pico de frenada del impacto de la pisada. Lo hizo de manera que no engrosase la plantilla, de ahí poner el amortiguador detrás, considerando que el peso extra no sería un problema si tenemos en cuenta el peso total de la pierna en movimiento. 

 

Es un producto dinámico, sin derivas laterales que provoquen inestabilidad como las zapatillas de trail en los que el talón se deforman lateralmente y elimina esa sensación de presión en la rodilla si taloneas. Tiene 25mm reales de recorrido que trabajan en cada pisada y que no se fatigan como la goma del zapato, pudiendo ajustarse al peso o gusto del corredor. Los elastómeros de las zapatillas tienen un vida útil mínima, unas 60 horas sin poder ajustarla, este sistema es para siempre y se puede ir cambiando de calzado, y ajustar en diferentes durezas.

 

El sistema está solo en la zona del talón, el resto del calzado es el original. Apoyar el pie sin casi tocar el talón implica un gran gasto muscular y encima tienes que impulsarte de forma instantánea, no dejando descansar el músculo, con Aquiles Tech, en el apoyo todo el impacto es absorbido por el sistema, no hay gasto muscular, solo tienes que generar el impulso. Resumiendo:

  • Calzado norma: gasto muscular al apoyar+gasto al empujar (doble gasto por ciclo, mucha fatiga)
  • Aquiles Tech: solo gasto al empujar (un solo gasto por ciclo, más tiempo para recuperar la musculatura)

También me preocupaba que el sistema de amortiguación pudiera disipar la energía y se perdiese velocidad en carrera, o que por el contrario, al llevar un sistema de muelles favoreciese el impulso de manera artificial y diese una ventaja injusta en una competición. Esta fue su respuesta:

 

Fue pensado para que no se considere ayuda, ya que el impulso en carrera y más cuando es a velocidades de competición es en la zona delantera y este sistema solo actúa en la zona del talón.

 

En cuanto al gasto de energía, salvo en corredores de élite, durante la carrera se eleva y baja el centro de gravedad, esto es negativo para el rendimiento, y provoca una energía dañina en la caída que no es aprovechable (si la aprovechas está prohibido), hay que disiparla, si no usas el muelle se acaba disipando en tobillo, rodilla, cadera y espalda. La capacidad de disipar energía es proporcional al recorrido disponible, a mas recorrido menos fuerza dañina, sin embargo mucho recorrido alteraría el calzado, por eso este sistema esta pensado para hundirse en cada pisada.

 

La idea es no hacer que el corredor cambie su forma de correr, sino que si se equivoca, o va cansado el sistema le evite las lesiones.

 

Nuestras impresiones

Al recibir las zapatillas y ponérmelas por primera vez me dieron la sensación que en parado como el muelle no llega al final de su recorrido, se eleva un poco el drop, aunque una vez en vez en marcha el propio peso del cuerpo lleva el muelle hasta el final y la sensación cambia.

 

Tras probarlas por todo tipo de terreno, corriendo no se nota nada "raro", pero al andar en superficies duras como el asfalto si que notaba una presión en la zona del talón, por lo que le cambié el muelle y puse el más ligero. Quizás en unas zapatillas con más amortiguación no se note, ya que el modelo en el que me llegó instalado este sistema eran las Salomon Sense Mantra 3. El desarrollador del producto después me comentó que usando plantillas a medida no se nota, pero que ha puesto un material acolchado extra en la zona del talón para evitar esa sensación.

 

El sistema de muelles dispone de tres diferentes, que según su color se ponen para ofrecer mayor o menor resistencia en función del peso: ligero, medio y para pesos elevados con mochila. El cambio de los muelles se realiza de una manera muy sencilla. En el canal de YouTube se explica como hacerlo, no se usan herramientas, simplemente se aflojan y aprietan los dos tornillos con la mano. A mi me vino el sistema con una pinza para ayudar a poner y quitar los tornillos, pero la verdad es que ni me hizo falta y después el desarrollador me comentó que también había reducido el diseño a la mínima expresión, para evitar molestias y peso, eliminando los tornillos por un pasador de aluminio y con un tapón que sirve para comprimir el muelle y poder cambiarlo en el momento.

 

En cuanto a las propiedades preventivas no puedo pronunciarme al respecto, porque lógicamente con las pruebas que he realizado solo puedo hablar de las sensaciones que he tenido al usar las zapatillas con este sistema. Siendo ortodoxo tendría que haber probado el mismo modelo sin el sistema y otro par con el sistema instalado, porque aunque he tenido varias zapatillas de la marca Salomon, nunca había probado hasta ahora el modelo Sense Mantra, pero no he notado sensaciones extrañas, incluso cuando el terreno era más técnico, con piedras y desniveles, es cuando más las he disfrutado, porque piden movimiento. 

 

Personalmente en los entrenamientos y en las ultras me gusta llevar zapatillas muy amortiguadas y solo en caso de carreras de 2 horas o menos escojo alguna zapatilla mas rápida y nunca he tenido problema de lesiones (toco madera), pero para aquellos que lo habéis probado todo y no dais con la tecla es bueno que haya personas que intenten innovar y aporten otro punto de vista.

 

Pese a que como digo siempre me ha ido bien con zapatillas con buena amortiguación, es cierto que se pierde sensación de contacto con el terreno y quizás lo que más me ha gustado de este sistema, es que proporciona un excelente plus de amortiguación y que cuando deja de actuar, tienes el control que la zapatilla te ofrece por si misma.

 

Otra duda que se me plantea sobre el éxito de este producto es la cuestión de su diseño en la parte trasera de la zapatilla. Aunque nunca me han preocupado las modas imperantes por el postureo, quizás se podría aportar valor al producto mejorando su diseño estético, que sin ser feo, por ser un elemento independiente en la parte trasera de la zapatilla, resulta extraño a lo que estamos acostumbrados y la gente suele ser reacia al cambio por naturaleza. Lo que si puedo decir es que no he notado peso extra por llevar este sistema, quizás como digo, por estar acostumbrado a llevar zapatillas más amortiguadas y por ende mas pesadas.

 

Comercialización del producto

Este producto se comercializa en las tiendas Running Way, que al ser especialistas en biomecánica te pueden asesorar y también a través de aquiles.tech@gmail.com puedes hacer encargos o consultas. El sistema es reutilizable después en cualquier calzado similar en talla (es decir, puedes comprarlo para unas botas y más adelante instalarlo en unas deportivas). El precio instalado y enviado será de unos 149 euros más el calzado que elija el cliente.