El uso de los bastones

Para mi que no vengo de la montaña estos elementos me resultaban al principio algo extraño, pero poco a poco nos hemos ido haciendo amigos. Acostumbrado a correr libre como un pájaro, no me veía con ellos, pero cuando llevas bastantes kilómetros a las espaldas, no eres precisamente kilian y te estas arrastrando por una larga, empinada e interminable subida, un par de bastones te pueden ayudar lo mismo que una cantimplora en el gobi.

 

Hay gente que parece que han nacido con estos apéndices, acostumbrados a salir bastante con bastones, los usan de una forma bastante natural y da gusto verlos moverse con ellos. No es mi caso, sólo los uso para ayudarme en las subidas más duras, llaneando y bajado los guardo en la mochila, por lo que llevo unos bastones que se pliegan en tres partes.

 

Su uso no es difícil, pero hay que saber un par de cosas básicas. Lo primero es como cogerlos, la técnica es sencilla, si se sube una cuesta basta con introducir la mano en la dragonera de abajo hacia arriba como se muestra en la imagen inferior. De esta forma notaremos que hacemos palanca con la muñeca, llevando la mano bastante más descansada que si los cogiésemos directamente. Es cuestión de practicar un poco y en diez minutos notaremos los beneficios.

 

 

Si vamos a bajar el movimiento es el inverso, introduciremos la mano en la dragonera de arriba hacia abajo, aunque si la pendiente es muy pronunciada existe riesgo de que al caernos, podamos lesionarnos la mano al llevarla fijada al bastón, por lo que en pendientes con riesgo de caída, aunque perdamos apoyo es preferible llevarlos sueltos.

 

Dejo una muestra de como debe ser la marcha con bastones. Siguiendo el movimiento natural de nuestros brazos al andar, debemos picar con fuerza el bastón contrario al pie de apoyo, insisto en lo de hacerlo con fuerza, ya que se trata de ayudarnos haciendo palanca. El apoyo del bastón tenemos que hacerlo desde una posición atrasada, no hay que apoyar el bastón delante de nuestra pisada:

 

 

Los brazos no debemos llevarlos levantados, por lo que en las subidas tendremos que recortar un poco la longitud del bastón o agarrarlos desde mas abajo, y si vamos paralelos a la pendiente, esta imagen nos puede ayudar bastante:

 

El tamaño adecuado

 

La longitud ideal que debe tener el bastón se calcula multiplicando tu altura en cm por 0,67

 

Por ejemplo si mides 174 cm el bastón debería tener 174 X 0,67 = 116.58 cm. En los bastones de longitud fija, dado que normalmente se fabrican en tramos de 5 o 10 cm hay que redondear a la medida de bastón más próxima, que en este caso sería uno de 115 cm o de no existir esta medida de 120 cm.

 

No obstante hay diferentes factores que pueden hacernos elegir un bastón de una talla más o menos a la ideal, ya que esa longitud es para que en una superficie llana los brazos formen un ángulo recto de 90º, consiguiendo la mayor eficiencia, pero para un uso más deportivo si se aumenta la longitud del bastón, el ángulo de los brazos se reduce y se gana fuerza impulsora. Lo mismo ocurre en las bajadas, donde es aconsejable aumentar la longitud y por contra en las subidas es mejor reducirla.

 

Por tanto para una persona que por ejemplo solo se ayude de ellos en subidas con bastante desnivel, podría optar en caso de que su altura también fuese de 174 cm, por unos bastones de 110 cm por ejemplo.

Pulsa para ampliar