Travesía Cabo Palos - Águilas por el GR-92

Nuestra aventura

El Club Ermita de Burgos ha realizado este proyecto resultado de nuestra ilusión por las carreras de montaña y ciertas dosis de aventura y diversión, consistente en una travesía en carrera continua de unas 24 horas de duración, desde la playa de Calarreona en Cabo de Palos (Cartagena) hasta la Torre del Cabo Cope en Águilas, con salida el sábado día 14 de julio de 2012 a las 6:00 de la mañana y llegada prevista a las 6 de la mañana del domingo 15 de julio.

 

Aunque inicialmente calculamos un total de unos 115 a 120 Kms con unos 2.000 m de desnivel positivo, lo que nos encontramos fueron 125 km y 3.500 m+, lo que se juntó con una ola de calor en la Región y con un recorrido en muchas zonas bastante más técnico de lo que nos imaginábamos, que hizo que empleásemos un par de horas más de lo planificado en nuestra ruta.

 

La ruta realizada sigue el recorrido del GR-92 a su paso por la Región de Murcia, por Calblanque, la espectacular Senda de las Carabineros o el majestuoso recorrido de Cabo Tiñoso en Cartagena, La Sierra de las Moreras en Mazarrón, el entorno de Puntas de Calnegre en Lorca o el impresionante paraje de Cabo Cope en Águilas.

 

Se trata de entornos únicos e irrepetibles de nuestro patrimonio natural a lo largo de parques y espacios naturales protegidos como el parque de Calblanque, Monte de las Cenizas y Peña del Águila, el espacio natural de la Sierra de la Fausilla, el espacio natural de la sierra de la Muela, cabo Tiñoso y Roldán, y el Parque Natural de Cabo Cope y Puntas de Calnegre.

 

Toda la sección de montaña del Club se implicó en esta aventura, estando asistidos por otros compañeros a lo largo del recorrido, que nos prestaron la asistencia y los avituallamientos cada 15 o 20 Kms. Tuvimos que lidiar con las dificultades del terreno, el sueño, el agotamiento, la deshidratación y una ola de calor con temperaturas de 39 grados al mediodía.

 

Aquí dejo dos vídeos, la versión "corta" de 5 minutos...

 

... Y otra versión más larga de 11 minutos:

Los tramos

Calarreona - Portmán: En un principio este tramo estaba planificado para que terminase en La Manga Club, pero por problemas de logística suprimimos el primer avituallamiento, así que al final llegamos a Portmán justitos de agua. Primera parte muy bonita y asequible, con antigua calzada romana incluida. Nuestro peor enemigo fue la humedad, ya que aunque salimos a primera hora de la mañana y el calor era soportable, llevamos durante horas toda la ropa totalmente mojada. Incluso nos llovió un poco, pese a que las previsiones daban un día bastante soleado y caluroso.

 

Portmán - Escombreras: Nos habían dicho que la senda de la variante sur que bordea la línea costera era muy técnica y difícil de seguir, así que decidimos hacer la variante norte que transcurre por la carretera de escombreras, por lo que fuimos "deleitados" por los aromas de este importante rincón industrial de la Región.

 

Escombreras - Cartagena: Para evitar el peligro de atravesar los túneles, llegamos a Cartagena subiendo las montañas entre la ciudad y el valle de escombreras, bonitas vistas del puerto de Cartagena y al llegar a Tentegorra con una maratón a las espaldas, parada a comer. Los maravillosos "chicos" del avituallamiento nos tenían preparado todo para recuperar fuerzas.

 

Cartagena - El Portús: Este tramo lo hicimos en las horas de máximo calor, así que las cuestas del Roldán y la insoportable temperatura de mediados de julio con ola de calor incluida nos pasaron factura.

 

El Portús - Cabo Tiñoso: No sabíamos lo que nos deparaba este tramo hasta que lo empezamos. Sendas muy técnicas, donde no te podías relajar ni un momento, salvo riesgo de tropiezo o caída. Paisajes increíbles al precio de verticales subidas. Pese a que llevábamos una tercera botella de agua, la dureza de esta etapa hizo que incluso unos excursionistas se apiadasen de nosotros y nos rellenaron un par de botellas.

 

Cabo Tiñoso - La Azohía: Llegamos justo antes de que empezase a anochecer y descansamos un poco del duro tramo anterior. Debido al cansancio acumulado y a tener que hacer este tramo de noche por una difícil senda atestada de alacranes, hizo que se convirtiese en el tramo más difícil, sobretodo para nuestro compañero Pedro, alérgico a la picadura de todo tipo de bichos. La Asociación de Vecinos Playas de la Chapineta nos tenía preparada una cena, que nos vino muy bien para asimilar los casi dos maratones que llevábamos encima.

 

La Azohía - Mazarrón: recorrido llano y urbano, pasando por Isla Plana e incluso por las zonas de copas del Puerto de Mazarrón, entre los sorprendidos jóvenes que nos preguntaban que hacíamos corriendo a esas horas. La llegada a la casa de Lilian fue como entrar en un Oasis, riquísimo granizado de café y limón que nos mejoró el humor.

 

Mazarrón - Bolnuevo: Otro fácil tramo urbano, donde lo más destacable fue el paso por la Ciudad Encantada, donde nos esperaba el avituallamiento.

 

Bolnuevo - Calnegre: zona con calas muy bonitas, en donde en una de ellas nos encontramos con una improvisada fiesta nocturna en una caravana con discoteca portátil, con sus luces y todo, donde nos tentaron con cerveza y otras bebidas espirituosas. El final de la etapa se hizo un poco más difícil por la orografía. Nos amaneció en Calnegre y a primera hora de la mañana volvieron a caer algunas gotas de lluvia, pero menos importantes que las del día anterior.

 

Calnegre - Cabo Cope: Último tramo con las fuerzas al límite, entre medio unas últimas subidas cortas pero duras, aunque por suerte nuestro amigo José Antonio nos evitó unas cuantas, ya que estaba esperándonos a unos 10 km del final y nos hizo de guía, metiéndonos por una preciosa rambla y siguiendo la costa para evitar los últimos repechos. Llegada a la torre de Cabo Cope y como siempre los fantásticos "chicos" del avituallamiento esperándonos ya entre cervezas, para celebrar que habíamos culminado más de tres maratones seguidos en montaña y estábamos todos bien.

 

El porqué de esta aventura

“... Cuando alguien le pregunta que aprendió en estos años, siempre dice; -Es sencillo: la palabra distancia cambia con los kilómetros y la palabra amor, con las heridas-.” (B. Prado)

 

Parafraseando a A. Gabilondo - Correr nos acerca a un itinerario que abrimos con nuestro cuerpo, con nuestro propio esfuerzo. Nadie puede correr en lugar del otro, pero sí con él, con ella. Correr es compartir un horizonte o, a lo mejor un placer, el de sentirnos próximos. Se requiere insistencia, consistencia, persistencia, resistencia, y entonces no basta saber correr, se precisa saber vivir. Al fin y al cabo vivir es saber no entender ni entendernos del todo.

 

¿Quien no ha adquirido alguna vez un compromiso consigo mismo? Dejar de fumar, adelgazar, ir descalzo a no sé donde... depositamos nuestra impotencia ante los acontecimientos que no podemos controlar en cosas que dependen fundamentalmente de nuestra voluntad.

 

Todos teníamos un motivo para correr el día 14 de julio, tal vez sean las cosas que hemos perdido, o las que hemos ganado, un corazón herido, los sueños que perseguimos, para que el sudor confunda nuestras lágrimas cuando llorar es lo único posible, tal vez una esperanza, por ir tirando, por llegar, o simplemente por decir que estamos vivos.

 

Cualquier corredor sabe que hacemos kilómetros para sentirnos, para sentir el tiempo de nuestra vida, para ser un poco mejores de lo que éramos en el primer kilómetro. Aunque da igual lo que contemos al final se corre por el amor o por la vida.

 

Uno de nosotros firmó un compromiso consigo mismo -“si el destino es benévolo haré…”-. Y el destino se portó, y ese compañero iba a emprender esta aventura sólo, pero el resto al conocer ese compromiso decidieron acompañarlo, porque la amistad también es un buen motivo para correr. El lema de esta aventura son unos versos de Benjamín Prado:

 

“Por la amistad, que llena de rincones el círculo inflexible de la vida"

 

Asociación Playas de la Chapineta de La Azohía

La Asociación de Vecinos Playas de la Chapineta de La Azohía, coincidiendo con sus fiestas patronales de la Virgen del Carmen, nos agasajó con un caluroso recibimiento a nuestro paso por esta bellísima localidad. En ese momento llevábamos unos 75 km rodando, así que las bebidas y bocadillos que nos tenían preparados nos vinieron muy bien para subir la moral y templar el ánimo, por lo que desde aquí queremos expresar nuestro agradecimiento por lo bien que nos trataron y nos acogieron entre ellos, recomendando a todo el mundo que visite este magnífico rincón de nuestra geografía. MUCHÍSIMAS GRACIAS A TODOS !!! 

 

El GR-92 a su paso por la Región de Murcia

EL GR-92 en la Región de Murcia, se integra dentro de la red Europea de Senderos de Gran Recorrido. El trazado del GR92 discurre por los ochomunicipios costeros de la Región de Murcia con un recorrido de 179,6 kilómetros con un entorno común que es el Mediterráneo.

 

El desarrollo del GR-92 a su paso por la Región de Murcia se realiza sobre el trazado de antiguos caminos, senderos y vías pecuarias que desde tiempos pasados recorrían todo el litoral murciano. Estos caminos hoy en desuso forman parte de la historia de la Región de Murcia, antiguos caminos romanos, pasos de los mineros, la antigua ruta de los Carabineros de la costa, que unía puestos de vigilancia por toda la costa y que aún conservan en la toponimia su nombre, rutas de pescadores por acantilados de costa, conformaron una red de caminos donde las gentes y las necesidades unían lugares y pueblos.

 

Espacios naturales del recorrido

El parque de Calblanque, Monte de las Cenizas y Peña del Águila: se encuentra situado en el sector oriental de la Sierra minera de Cartagena-La Unión, entre los municipios de Cartagena y La Unión. Este espacio presenta una gran diversidad ecológica y ambiental: dispone de sistemas de dunas, arenales, saladares, charcas salineras, calas y acantilados.

 

El espacio natural de la Sierra de la Fausilla: se encuentra dentro del término municipal de Cartagena situado al este de la ciudad en el entorno de la bahía de Escombreras. Es un espacio de gran importancia ecológica por lo que sido declarado ZEPA (Zona de Especial Protección para las Aves). Este espacio protegido se ubica en el sector occidental de la Sierra minera de Cartagena-La Unión.

 

El espacio natural de la sierra de la Muela, cabo Tiñoso y Roldán: se extiende desde el oeste de la ciudad de Cartagena, hasta la bahía de Mazarrón. Se trata de uno de los lugares de mayor importancia ecológica del sureste, por lo que ha sido declarado ZEPA (Zona de Especial Protección para las Aves) y LIC (Lugar de Importancia Comunitaria). El Parque Regional, de 11.361,04 hectáreas, ocupa prácticamente todas las sierras litorales del oeste de Cartagena, comenzando al oeste de la ciudad en la zona del monte Roldán, siguiendo por el puntal del Moco, el pueblo de Galifa, El Portús, la Sierra de la Muela, Cabo Tiñoso, las Peñas Blancas, el Campillo de Adentro, La Azohía, la Rambla del Cañar.

 

El Parque Natural de Cabo Cope y Puntas de Calnegre: es un espacio protegido que se encuentra entre los municipios de Lorca y Águilas de 17 km de costa virgen, a lo largo de la bahía de Mazarrón.